Sanación con Sonido.   La utilización de los sonidos como medicina sanadora es muy antigua, hay pruebas de ello desde los albores de la humanidad.  Según la ciencia toda materia está formada por átomos cuyos contenidos son partículas u ondas en continua vibración que producen sonidos. Así que a través del sonido se puede modificar el ritmo de las ondas cerebrales, el latido del corazón o la respiración. El sonido y la música es medicina de alta vibración.